RGPD:

¿Tienes suscriptores europeos en tu lista? 

Debes leer esto

¿Has escuchado hablar del RGPD? Si estás en el mundo bloguero, seguramente sí, como lo escuché yo hace unos meses y no le hice mucho caso «porque era asunto de los europeos». Hasta que me enteré que también me afectaba a mí. Allí comenzó mi vía crucis. Sigue leyendo, si quieres ahorrarte unas cuantas estaciones.

En el mundo globalizado y ultra tecnológico en el que vivimos hoy, es muy difícil dibujar fronteras. Es por ello que en la telaraña web cuesta establecer controles y hacer cumplir leyes. Pero la Unión Europea parece haber encontrado una forma: con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, o lisa y llanamente el RGPD (GDPR si lo dices en inglés).

Digamos que «de este lado del charco», en «las Américas», somos más laxos con todo lo que tiene que ver con este tipo de leyes y reglamentos. En Europa están más acostumbrados a hacerlas y cumplirlas, así que para ellos, esta adecuación al nuevo reglamento, posiblemente no significó el trauma que representó y está representando todavía para muchos blogueros latinoamericanos, entre los que me incluyo.

¿Qué es el RGPD y a quiénes alcanza?

El RGPD protege a todos los europeos de que sus datos personales estén a salvo en cualquier web o blog que los tenga almacenados, ya sea porque estén suscritos a un boletín, porque solicitaron alguna información o compraron algún producto online.

Sí. Esta protección aplica solo a los ciudadanos europeos. Te preguntarás entonces, si estás leyendo esto en América, por qué debería afectarte.

Yo te respondo con otra pregunta: ¿tienes absoluta certeza de que entre tus suscriptores no hay algún europeo? ¿Cómo puedes estar seguro?

Si alguno, aunque sea uno solo de tus suscriptores pertenece a la Unión Europea, estás alcanzado por este reglamento y debes garantizar el correcto tratamiento de sus datos en tu blog o web.

Adivino tu siguiente pregunta, porque yo ya me las hice todas: ¿Qué podría pasarme a mí, un bloguero chiquito e insignificante? Eso es un problema para los grandes. Y te respondo con otra interrogante: ¿Estás seguro de que todos tus suscriptores son tus amigos? Quiero decir, ¿todos están en tu lista porque quieren estar? Porque si uno solo se olvidó de que alguna vez se suscribió voluntariamente y hace un reclamo, estarás en problemas.

Te lo pongo un poco más crudo, porque podría pasar: si alguien, solo por mala intención, hace un reclamo ante las autoridades correspondientes, y dice que estás usando sus datos sin autorización, ¡Sálvese quien pueda! Tendrás que demostrar muchas cosas, gastarás mucho dinero en abogados que te representen y, llegado el caso, las multas podrían ser tan altas que lleven a la quiebra tu emprendimiento o pequeño negocio.

Pero, tú no quieres eso. Es mejor tener todo en orden.

¿Cómo protegernos y proteger a nuestros usuarios?

Primero debo decirte que la adecuación de tu web o blog a la nueva normativa no es opcional. ES OBLIGATORIA si tienes o piensas tener suscriptores europeos. Y seguro que los tienes o los tendrás, es imposible controlarlo. Además, ¿por qué no querrías tenerlos?

Cuando digo suscriptor, me refiero a cualquier persona que deba introducir sus datos personales (como su nombre o correo electrónico) no solo para recibir un newsletter, sino para hacer comentarios en las entradas del blog, solicitar información, descargar algún regalo o hacer una compra online. En el más simple de los casos, recabas datos personales de terceros en tu página de contacto. Ahí, ya está, estás alcanzado por el Reglamento.

Por eso, podría decirse que si tienes una web activa e interactúas en ella, es 99% probable que tengas que someterte a la adecuación exigida por el nuevo RGPD.

Y no se trata de poner un faldón con la política de cookies, o copiar y pegar el aviso legal de una página cualquiera. Ahora las exigencias son mayores y deberás informar a tus usuarios sobre lo que haces con los datos que te proporcionan, quién los manipula (tu hosting, tu plataforma de email marketing y hasta Google Analytics), cómo los proteges, dónde y por cuánto tiempo los almacenas, entre otras cosas.

¿Qué cosas cambian en tu blog con el RGPD?

Si como yo, estás en Latinoamérica, tal vez nunca pusiste demasiada atención a los aspectos legales que debía cumplir tu web. Apuesto a que el texto de las cookies y la política de privacidad la copiaste de alguna otra web por allí (tranquilo, no eres el único).

El mayor cambio que introduce ahora el RGPD a nivel visual, es que la casilla de «Acepto la Política de Privacidad» que antes solía estar pre marcada en la caja de suscripción, ahora debe estar vacía y el visitante de tu web deberá marcarla expresamente si quiere avanzar con el proceso.

Por otra parte, ahora deben aparecer de forma clara y legible los datos del responsable de la web y la finalidad que persigues con la suscripción de tu lector.

También debes colocar los datos del tercero que está recopilando los datos (tu hosting, tu proveedor de email marketing, etc.), recordar los derechos que tiene tu suscriptor (como por ejemplo, darse de baja o modificar datos) y qué debe hacer para ejercerlos.

El aviso legal, la política de privacidad y la política de cookies son documentos obligatorios en toda web y no puedes copiar el de otro y pegarlo, porque ninguna web es igual a otra, no utilizan las mismas herramientas ni con los mismos fines.

Créeme, es más fácil y mucho más seguro que generes estos documentos desde cero y personalizados para tu web, que leerlos todos e intentar adaptarlos. ¡Son un ladrillo!

Ninguno de nosotros piensa que algún día tendrá problemas legales por el tratamiento que des a los datos de tus suscriptores. Pero puede pasar. Es tan probable como que un funcionario del fisco pida en algún momento revisar tus cuentas. Y si eso llega a pasar, siempre será mejor que tengas todo en orden y puedas demostrar tu «buena conducta». ¿O no?

La forma más fácil de adecuar tu web al RGPD

Cuando empecé a leer sobre el tema en webs y foros de mis colegas españoles, pasé por todas las fases por las que debes estar pasando tú en este momento:

  • Negación: eso no es conmigo, yo solo soy un pequeño bloguero que no le importa a nadie.
  • Enfado: ¿Por qué tengo que hacer esto si no entiendo nada? ¿Por qué no van a fastidiar a los grandes? ¡No quiero, no quiero y no quiero!
  • Negociación: pues algo tendré que hacer… tengo que ponerme a leer sobre el tema… y ¿si busco a alguien que me ayude con esto?
  • Aceptación: encontré la mejor solución. ¡El RGPD ya no es un problema para mí! smile

Si te sirve de algo mi experiencia, te ahorraré las primeras fases. Te contaré lo que para mí fue la solución ideal para  tener todo en orden y quedarme tranquila.

Lexblogger, una herramienta especial para blogueros

Como decía antes, nadie está más claro en estos asuntos que los propios europeos. En Argentina consulté a tres abogados: dos no sabían ni de qué les estaba hablando y uno me dio un dudoso «sí, puedo hacerlo», pero no tenía idea de qué documentación pedirme; además, la tarifa que me pasó era una clara señal de que no quería hacer el trabajo: sabía que no podría pagar lo que pedía.

No fue casualidad (yo no creo en las casualidades) que empecé a encontrar artículos de referentes del marketing, la consultoría, el copywriting y otros sectores, hablando de una aplicación que te guiaba paso a paso para hacer la adecuación «como Dios manda».

Leí cada uno de esos artículos, vi tutoriales y asistí a webinars en  vivo con los representantes de la aplicación. Después de estudiarlo todo, concluí que no existía mejor herramienta  para adecuar mi web al RGPD que Lexblogger.

¿Por qué? Sencillo:

  • Está diseñada especialmente para blogueros y emprendedores web.
  • Conocen al dedillo la normativa.
  • La herramienta es un paso a paso bastante intuitivo (que podría serlo aún más, eso sí) donde solo tienes que recopilar datos y sentarte con paciencia a rellenar casillas.
  • Al final, se generan automáticamente todos los documentos que deberás tener archivados (para usarlos a la hora de que tengas algún problema) así como las coletillas legales que deberás poner en distintos lugares de tu web.

En conclusión: si no eres abogado, ni  entiendes bien de qué va esto del RGPD, pero sabes que debes cumplirlo, no pierdas tiempo ni te compliques la vida:

Busca la forma más fácil y segura de tener todo 100% legal.

Ventajas de Lexblogger

  • Es económica: con lo que pagas por un año no le pagas ni media hora a un abogado. La renovación anual posterior es todavía más barata.
  • Es amigable y la puede usar hasta tu madre, si le das los datos que necesita poner.
  • Es versátil: funciona para cualquier web o blog, sin importar el tipo de negocio que tengas.
  • Es práctica: las webs de hoy son páginas dinámicas, cumplen múltiples funciones y necesitas trabajar con un sinfín de herramientas y aplicaciones de terceros. Cada vez que hagas algún cambio solo tendrás que entrar a la aplicación de Lexblogger, cambiar el dato en cuestión y generar de nuevo los documentos que puedan verse modificados.
  • Tiene soporte: si tienes dudas, les escribes y te responden rápidamente. También tienen preguntas frecuentes y tutoriales en su web, que te ayudarán con el paso a paso.

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos entró en vigencia el pasado 25 de mayo.

La locura y el pánico pasaron, pero los controles siguen.

No te arriesgues a que un tema legal que puedes resolver de forma fácil y económica hoy, eche por la borda todo tu negocio online por descuido o negligencia.

No lo dejes para después. Entra a ver de qué se trata aquí. Y si tienes dudas o preguntas, con gusto te responderé.

milenawetto.com

Pin It on Pinterest