VIVIR Y FLUIR

Lo que trae mi 2021

2021: vivir y fluir
 

A casi un año de la pandemia, ¿cómo estoy?, ¿cómo estás?, ¿cómo vamos a estar? Aquí, mis reflexiones sobre una etapa que, sin dudas, ha marcado un antes y un después en la vida de todos.

En diciembre de 2019 las redes sociales se convirtieron en una avalancha de propósitos individuales para el 2020. Entiendo que muchos hacen planes como una forma de comprometerse a cumplirlos. Para mí, esas promesas marcadas solo por el calendario gregoriano nunca me han convencido.

«En enero comienzo el gimnasio», «el lunes empiezo la dieta», «después del verano arranco en serio a terminar el curso que compré». En mi humilde opinión, todas esas expresiones son excusas para seguir procrastinando lo que no queremos hacer. Si es algo que de verdad nos gusta o nos apremia, no esperamos un día, una semana o un mes específico del año. Las ganas o la necesidad son los detonantes de la acción.

Mi propósito para el 2020 fue «aprovechar y disfrutar cada minuto, cada hora y cada día sin importar la fecha del almanaque, y recibir y abrazar cada vivencia al máximo». 

Cuando escribí eso en mi cuenta de Instagram la posibilidad de una pandemia era solo parte de (malas) películas de ciencia ficción. Pero al menos no se me frustraron todos los propósitos de una lista absurda.

Carpe Diem

¿Cómo fue mi 2020?

Al instaurarse la pandemia analicé la situación, me planteé el peor escenario (algunos me llaman pesimista, yo me llamo precavida) y avancé. 

En ese momento escribí un artículo para alentar a los emprendedores a reinventarse a pesar de (o tal vez, gracias a) la pandemia. 

Hoy, a la vuelta de un año, veo cómo la mayoría pudo hacerlo, hallando un camino impensado e, incluso, mucho más rentable y placentero. ¡Bien por ellos!

A mí esta realidad me encontró con ambos pies ya metidos “en el barro digital”, algo que me facilitó mucho las cosas.

Lo creas o no, nunca trabajé más y con mejores resultados que el año pasado. Mi 2020 fue un desafío por donde se lo mire, en lo personal y en lo laboral, con un balance más que positivo del que me siento inmensamente orgullosa. Pero ello requirió una buena dosis de osadía y confianza en mí misma. 

Fiel a mi propósito, en 2020:

  • Viví y disfruté al máximo cada momento.
  • Dediqué mi mejor esfuerzo a crecer como profesional.
  • Cultivé mi yo interior.
  • Tomé decisiones importantes que me llevaron a dejar un trabajo fijo y lanzarme de nuevo a la aventura de emprender.
  • Volví a disfrutar de una de mis pasiones: enseñar. 
  • Conocí a personas maravillosas.
  • Degusté buenos vinos.

Reconozco que soy una de las privilegiadas a la que el pasado año le dio grandes satisfacciones y puedo decir, sin un ápice de duda, que soy más feliz.

Y, lo más importante, sin dejar de ser yo.

La que no teme a la incertidumbre.

La que está convencida de que tiene mucho que ofrecer.

La que confía plenamente en sus conocimientos y habilidades.

La que comprobó que la empatía y la solidaridad son indispensables para salir adelante. 

La rebelde con causa que cuando siente que no es feliz donde está da un paso al costado. 

La que apuesta, siempre, a un nuevo comienzo.

Y es que he tenido que reinventarme tantas veces que, aunque conscientemente busco estabilidad, confieso que en el cambio me muevo como pez en el agua.

Milena Wetto

¿Cómo viene el 2021?

Finalizando 2020, mientras las redes sociales se llenaban otra vez de propósitos y fe absoluta en que el 21 sería un año mejor (algo nada difícil, pero… ¿Quién sabe?), yo escribía un nuevo post en donde mi compromiso era VIVIR Y FLUIR.

Sí, fluir, sin ofrecer resistencia. Dejarme llevar y adaptarme a lo que venga, saber entender las señales y torcer el rumbo sin miedo, hacerle caso a mi estómago, mi corazón y mi cabeza más que a las tendencias macroeconómicas, la OMS o el gobierno de turno.

Ya corre mitad de febrero. El 2021 me encontró lista para todo y con madrugonazos esclarecedores. Así que, aquí estoy. Llena de ideas y planes ya en marcha. 

Este será el año en el que afianzaré mi marca personal y desarrollaré nuevos proyectos para seguir ayudando a emprendedores y negocios a brillar con sus textos. 

Un mar de oportunidades… y yo lista para surfear. 

Después de un reseteo justo y necesario, ¡estoy de vuelta!

Recargada, renovada y con muchas ganas de ayudar, crecer y fluir.

Te doy un consejo: no me pierdas de vista, que en esta ola también puedes subirte tú.

Acompáñame y disfrutemos juntos todo lo bueno que está por venir. 

Desde ya, gracias por seguir aquí, a pesar de mis largas ausencias.

Obtén AHORA tu GUÍA GRATUITA

Descubre los 5 errores más comunes al redactar y cómo solucionarlos.

Te regalo 5 herramientas GRATIS para mejorar tus textos.

Pin It on Pinterest

milenawetto.com