Manual de supervivencia para emprendedores en cuarentena

 

«¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón». Así lo canta Fito.

La verdad es que yo no vengo a ofrecer mi corazón, pero sí vengo a dar algunas  ideas para aquellos emprendedores y pequeños empresarios que están sumidos en la angustia y creen que todo está perdido por causa de esta cuarentena que se alarga como chicle.

Esa frase de que “de toda crisis sale una oportunidad” puede sonar manida y hasta chocante. Pero no puede ser más cierta. Las crisis y los imprevistos nos obligan a salir de nuestra zona de confort, a pensar fuera de la caja y reinventarnos.

Entiendo que los tiempos que corren son durísimos para todos y nuestros emprendimientos pueden estar pendiendo de un hilo. Ante esta circunstancia tan especial y tan fuera de nuestro control, hay tres diferentes escenarios, tres posturas que podríamos tomar:

  1. Quedarnos en un rincón llorando por lo que perdimos.
  2. Ponernos creativos y proactivos, listos para la reinvención de nuestro negocio.
  3. Un inmenso gris entre estos dos extremos. Sabemos que hay que hacer algo, pero no tenemos idea de qué.

A los del escenario 1 espero de corazón que más temprano que tarde despierten y se animen a hacer algo, porque esta situación vino a ponernos a prueba a todos. Y todos tenemos la capacidad de adaptarnos. ¡Claro que sí!

A los del escenario 2 solo puedo aplaudirlos y aprender de ellos. ¡Bravo!

Pero la mayoría se encuentra en el escenario 3, y es donde me quiero detener y navegar un  océano de posibilidades que he ido descubriendo desde mi experiencia reciente con clientes medianos y pequeños, tanto particulares como los de la agencia de marketing para la cual trabajo.

Ideas para que tu emprendimiento sobreviva la cuarentena

Lo primero que hay que identificar es el tamaño de tu negocio, porque eso incidirá en la cintura que puedas llegar a tener para aguantar la cuarentena. Mientras más grande es la estructura, más compromisos económicos tendrás, por ende, mayor preocupación y (tal vez) mayor dificultad para mover el timón radicalmente. Pero se puede.

Luego, por supuesto, hay que identificar el rubro. Hay algunos esenciales que están facturando en un día lo que antes vendían en un mes, pero hay otros que ni siquiera ven de lejos la luz al final del túnel. Esos son los que necesitan reinventarse con más urgencia. Porque por más positivos que queramos ser, esto va a tomar mucho tiempo para volver a la normalidad.

Pero tiraré aquí ideas que pueden funcionarte sin importar el tipo de negocio que tengas, y al final del post daré algunos tips para rubros específicos.

BRANDING: producto de primera necesidad

El branding te salvará del olvido. Es el momento de hacer todo lo posible para que la marca permanezca en la mente de tu cliente. ¿Cómo hacerlo? Con una sola cosa: CONTENIDO DE VALOR.

Es ahora cuando debes dedicarte a producir buen contenido, ese que nunca hacías por falta de tiempo —ya no tienes esa excusa—. Ayuda a tu comunidad a sobrellevar esta cuarentena, ya sea con contenido educativo, de entretenimiento, con buenas historias o con contenidos de terceros relacionados a tu rubro.

El branding es importante para cualquier marca en cualquier momento, pero hoy es IMPRESCINDIBLE. Sobre todo si vendes servicios y si esos servicios requerían la presencia física de tu cliente.

Es momento de:

  • Amigarte con la tecnología y sacar todo el provecho de ella.
  • Ofrecer píldoras con contenido de lo que ofreces.
  • Crear un producto o servicio mínimo que puedas entregar gratuitamente.
  • Migrar de lo presencial a lo virtual, ya sea con grupos de Facebook, sesiones grabadas y subidas a alguna plataforma, envíos por email, etc.
  • Mantener activa a tu comunidad con preguntas, encuestas, trivias, ejercicios y prácticas.
  • Invitar a especialistas a compartir sus conocimientos con tus seguidores (Facebook Live, Instagram Live, sesiones de Zoom).
  • Posicionarte como un especialista en tu sector.

Colaborar, empatizar, resonar

Ya he dicho muchas veces que la base de toda buena relación marca-cliente es la empatía. Entender sus problemas, deseos, miedos y necesidades es el canal que te abrirá las puertas de su corazón (y de su billetera).

Pero en tiempos de Coronavirus, esta empatía debe trascender, ir un paso más allá. Porque hoy compartimos un problema, deseo, miedo y necesidad COMÚN. Por primera vez, todos tenemos un mismo cliente ideal, un buyer persona que solo quiere que esto termine pronto y con el menor costo posible, no solo en lo económico, sino, sobre todo, en lo humano.

En este contexto, toda marca que logre empatizar desde ese lugar, capitalizará con creces en respeto, en admiración, en recordación por parte del usuario.

Entonces, es momento de:

  • Hacer voluntariado con tu comunidad. Con lo que puedas, hasta donde puedas: llamar por teléfono a adultos mayores que se sienten solos, ofrecerte para hacer las compras o pasear al perro de una persona con discapacidad, confeccionar barbijos caseros o juguetes con materiales caseros para los niños de tu cuadra. Todo va a sumar un montón.
  • Hacer donaciones. No tienen que ser grandes cantidades de dinero; sabemos que ninguno está para eso. Puedes donar tiempo, que ese sí le está sobrando a muchos. Puedes donar a ONG que están dándolo todo en estos días. Te pongo algunos ejemplos: La cadena de gimnasios Megatlón dona $2 por cada persona que asiste a sus clases en vivo a través de Instagram. La panadería de mi barrio prepara viandas para los trabajadores de Higiene Urbana; sé que muchos lo están haciendo para llevar comida a médicos y enfermeras en los centros de salud.
  • Hacer causa común. No importa qué fabricas o qué vendes. Si compartes buenas prácticas de convivencia, tips para bajar la ansiedad, consejos para dormir mejor, sesiones de meditación, yoga, estiramiento muscular, chistes o canciones, la gente lo va a consumir…y te lo va a agradecer.

Vender, aunque no puedas vender

A estas alturas estarás pensando «todo muy bien, Milena…pero yo necesito facturar o mi negocio se irá a la m…». Lo entiendo. Y te diré lo que están haciendo algunos emprendedores HOY para que el coronavirus no los mate de soslayo.

Es momento de:

  • Ponerte en los zapatos de tu cliente y pensar qué está necesitando ahora. Hay que comunicar de manera diferente. Adaptar el mensaje a la nueva realidad. Acuérdate: ser empático es la clave.
  • Ofrecer importantes descuentos. Todo lo importante que tu margen te permita. No es la idea perder dinero, pero si no vendes, perderás más. Así que ponte agresivo y lanza una oferta irresistible.
  • Destacar las ventajas de comprar ahora, aunque no puedas hacer envíos. En países inflacionarios e inestables como el nuestro, comprar al precio de hoy y no al de mañana puede ser un gancho muy atractivo.
  • Garantizar la entrega apenas se levante la cuarentena. Deben verte y saberte como una marca seria y responsable; esto ya debes haberlo construido con el tiempo.
  • Mimar a tu cliente. No todo pasa por la compra y venta de bienes o servicios. En estos días todos estamos sensibles, así que un mimo, venga de donde venga, será muy bien recibido. ¿Ideas? Un pequeño regalo, una nota de agradecimiento personalizada, un descuento para la primera compra que tu cliente haga cuando todo vuelva a la normalidad, una asesoría gratuita, etc.

Ideas concretas para diferentes rubros

A continuación te daré ejemplos concretos de ideas que les hemos ofrecido a nuestros clientes en los últimos días. Tal vez puedas adaptar alguna para tu emprendimiento.   

  • Indumentaria/blanquería: empaques sellados con nota que indica que la prenda está desinfectada y que fue manipulada con estrictos controles de higiene; pouch de suavizante o jabón para lavar de regalo; confección de barbijos de tela para donar a la comunidad más próxima. Donación de sábanas o frazadas de colecciones anteriores a hospitales y centros de cuarentena.
  • Alimentos y bebidas: «El delivery os salvará». Fomenta que la gente coma en casa como si comiera en tu restaurante; envíales algo con tu logo para adornar la mesa; cupón de descuento para la próxima compra, mentitas o caramelos de regalo. Si se está complicando la preparación de platos, ofrece el servicio de envío de verduras y frutas debidamente desinfectadas, cortadas y empacadas listas para el consumo o la preparación en casa. Manéjate en tu radio de acción, mima a los residentes de tu barrio.
  • Viajes y turismo: es el sector más golpeado y el que más demorará en restablecerse. Es el momento para poner a tu cliente a soñar. Llévalo desde ahora a su próximo destino, ve más allá de la oferta, muéstrale el lugar, dale datos que solo tú conozcas de ese sitio, demuéstrale que sabes mejor que nadie cómo organizar un merecido viaje, cuando todo esto pase. Hay mucha desinformación sobre qué están haciendo las líneas aéreas y hoteles con las reservas hechas o boletos comprados y no usados; si tienes esa información, explícala, así como los protocolos de cada país en cuanto a cierre de fronteras, renovaciones o prórrogas de visas, etc.
  • Marcas infantiles: los niños están enfrentando dos realidades: toneladas de deberes y tiempo libre que no saben en qué invertir. Si ayudas en esos dos campos, te amarán. Recomienda sitios para investigar tareas, enséñales a fabricar juguetes con materiales que tengan en casa, cuanta cuentos originales y divertidos, realiza trivias, adivinanzas, fomenta la participación en redes enviando videos con alguna consigna, dale a las mamis recetas divertidas e ideas para hacer juegos en donde participe toda la familia.

Espero que estas ideas puedan abrirte un poco la cabeza para crear algo que le permita a tu negocio surfear esta ola, si no como un experto, por lo menos como un buen aprendiz.

No lo olvides: ESTO TAMBIÉN PASARÁ, y la idea es que salgamos lo más enteros posible… mejor aún si salimos más fuerteswink.

Pin It on Pinterest

milenawetto.com