fbpx

Suscríbete a mi newsletter semanal y recibe mi ebook de regalo.

5 + 1 películas que tienes que ver si amas las palabras

¡Bienvenidos fanáticos del cine…y de las palabras! En este post te recomiendo cinco películas que amarás y te servirán de inspiración.

El artículo más reciente del blog, el que escribí antes de este, fue un revuelo de emociones encontradas y una lluvia de comentarios por diferentes vías que me hicieron sentir acompañada. Siempre es bueno saber que no estoy ni loca ni sola en las cosas que pienso; simplemente no todos se atreven a decirlas.

Pero, convengamos que no puedo convertir mi blog en un muro de lamentos, ni estoy en condiciones emocionales como para abrirme el pecho y descargarlo todo cada dos por tres. No, no, no.

Así que este post viene light, y está especialmente dedicado a quienes aman las palabras tanto como yo, y que además, son fanáticas del cine.

Yo adoro el séptimo arte, pero no soy para nada aficionada a la ciencia ficción. ¡Lo mío son las historias reales! Y si son de ficción, entonces que por lo menos sean coherentes, factibles en el mundo real.

Si un auto cae desde un piso 84 y aterriza intacto en el asfalto con sus tripulantes ilesos, me perdieron. No soy capaz de entregarme a la intención del guionista o director que pretende que crea imposibles. Y esto tiene una razón y un origen consciente en mi vida, pero de eso hablaré, tal vez, en otro momento.

Ahora quiero ir al grano.

Si no has visto estas películas, agrégalas a tu lista de pendientes, y si ya has visto alguna, coméntame más abajo qué te parecieron. También me encantará que me ayudes a ampliar esta pequeña lista, comentando al final del post cuál me recomendarías ver.

¿Vamos?

1.    The professor and the madman

Comienzo por la más reciente, la que tengo más fresca en la memoria. Es del año 2019 y en español la titularon “Entre la razón y la locura”. Es una historia real, aunque parezca increíble.

Los personajes, protagonizados por un par de actores que creía extintos, pero que todavía tienen muchísimo que dar (Sean Penn y Mel Gibson) convivieron a mediados del siglo XIX en Gran Bretaña.

Uno, un esquizofrénico que, perseguido por los fantasmas que arrastra desde su paso como médico de la guerra civil norteamericana, es condenado de asesinato, recluido en una institución mental y sometido a experimentos terroríficos para intentar curar su enfermedad.

El otro es James Murray, un autodidacta con un feroz apetito por las palabras, que nunca pasó del secundario pero que dominaba a la perfección más de 11 idiomas y varios dialectos, y que se propuso la titánica y casi utópica tarea de recopilar absolutamente todas las palabras existentes en el idioma inglés con sus respectivos significados.  

Su plan inicial era recopilar unas 7000 páginas en 10 años; el resultado final tomó casi 50 años, 20 volúmenes y más de 400.000 definiciones.

Muchísimas de estas palabras se acuñaron gracias a la colaboración de aquél «loco» que, encerrado en su celda, recobraba un poco de su salud mental durante las largas horas que invertía investigando, escribiendo y enviando cientos de cartas con miles de definiciones al desconocido Murray, quien terminó siendo su mejor y casi único amigo.

Esta historia de amor y locura por las palabras, fue la que permitió el nacimiento del famosísimo Diccionario Oxford de Inglés.

La historia es una joya en sí misma y la película está muy bien actuada, ambientada y dirigida. Vale la pena verla.

2. Colette

Esta película tiene para mí una doble motivación, pues no solo habla sobre las palabras que tanto amo, sino que reivindica al género femenino en la literatura en una época en la que las mujeres eran un cero a la izquierda en todo lo que tuviera que ver con la cultura.

En español la bautizaron con el edulcorado nombre de «Liberación y deseo»… ¡qué empeño en traducir lo intraducible! Con este título tan rosa y la cara de Keira Knightley vestida de época en el afiche, podrías pensar que se trata de otro clásico romántico tipo Sense and sensibility.

Nada que ver. Esta es una historia real, y bastante alejada de los clichés de la novela rosa decimonónica.

Colette  —así, a secas— narra la vida de Sidonie-Gabrielle Colette, una mujer adelantada a su tiempo, casada con un escritor de poca monta que contrataba a escritores fantasmas (ghost writers) para lograr vender algunos ejemplares.

No olvidemos que la historia se desarrolla en el París de hace 100 años: hecho 100% por y para los hombres.

El marido de Colette, ahogado en deudas y amenazado por sus escritores/acreedores, recurre a la ayuda de su mujer para que escriba alguna historia basada en sus recuerdos de joven adolescente. Para sorpresa de él, de la editorial, de París, de toda Francia y de buena parte de Europa, los libros causaron un revuelo sin precedentes, convirtiéndose en best sellers y trayendo consigo un fenómeno inédito para la época: las mujeres como ávidas lectoras.

Como era de esperarse, ante tal éxito Colette quiso parte del crédito, cosa que no logró fácilmente.

No te cuento más porque no pretendo hacer spoiler, pero la historia es hermosa.

Al parecer, la película no le hace justicia al talento y a la apasionante vida de la verdadera Colette. Si quieres saber más sobre su increíble y revolucionaria historia, te invito a leer este artículo.

3.    The wife

Para no salirnos de la temática, te recomiendo esta película de ficción, que va por los mismos caminos que la de Colette, solo que más cercana en el tiempo.

Una impecable Glenn Close, a quien respeto muchísimo más como actriz que a Keira Knightley, hace de este drama una verdadera obra de arte.

Como te decía, la historia no es real, pero ciertamente tiene muchos «parecidos que no son pura coincidencia» con cualquiera de los cientos de historias reales que jamás salen a la luz: una mujer talentosa a las sombras, apuntalando el éxito visible del hombre con quien convive; este se lleva todos los honores y, por supuesto, ¡ni hablar de compartirlos!

Me atrevo a asegurar que mujeres como esas todavía hay muchas, por desgracia… siempre calladas, siempre estoicas, siempre en las sombras, SIEMPRE.

La excelencia en la actuación de Close radica en ese silencio y ese estoicismo nada fácil de transmitir en cámara. El suyo es un papel plagado de gestos casi imperceptibles, de frases entre líneas, de una «procesión que va por dentro». Nadie hubiera podido hacerlo mejor que ella. No en vano ganó el Globo de Oro 2018 por esta interpretación y casi se lleva el Óscar. Una clase magistral de actuación que bien vale un par de horas frente a la pantalla.

4.    Letras prohibidas

Pongo el título de una vez en español, porque si te digo “Quills” (su título original) no te dirá nada.

Este film del año 2000 nos lleva a la época de la Revolución Francesa y a la historia de un personaje de quien ya no es visible la línea que divide la realidad de la ficción: el Marqués de Sade.

Lo que sí sabemos de este controvertido hombre, cuyo nombre inspiró a un tipo bastante retorcido de comportamiento sexual, es que fue polémico, transgresor e incorregible.

Tildado de genio por algunos y de loco por la mayoría, pasó los últimos años de su vida prisionero en un manicomio. La película narra esos últimos años y su supuesta relación con la lavandera de la prisión.

No es posible saber si esta relación de verdad existió. En cualquier caso, todo parece indicar que el marqués no logró curar su locura en Charenton. Torturado y mutilado, despojado hasta de sus ropas, la pasión de Sade por las palabras quedó escrita, literalmente, con su propio excremento.

Quills es un clásico que tiene un poco de historia, un poco de ficción, bastante de erotismo y mucho de genialidad actoral. Altamente recomendable.

5.    Antes que anochezca

Esta película me toca, otra vez, por dos razones. Una, banal, si se quiere, porque Javier Bardem —el protagonista—es uno de mis dos actores españoles favoritos (el otro es Antonio Banderas).

La segunda razón es que «Antes que anochezca» narra la difícil vida de un poeta cubano (Reinaldo Arenas) que sufrió las más terribles vejaciones por su condición de escritor y de homosexual, dos características que, ya por separado, eran razones suficientes para hacer de la vida una verdadera desgracia en la época más aciaga de la dictadura cubana.

En el momento en que estoy escribiendo esta nota, han pasado pocos días de una violenta represión en la marcha del orgullo gay celebrada en La Habana, mientras que en mi país están más vigentes que nunca las palabras dichas por uno de los personajes de la película en cuestión: «La gente que hace arte es peligrosa para cualquier dictadura».

Las historias reales siempre me tocan el corazón, pero si además incluyen injusticia, violación de los derechos humanos más básicos y segregación por ser distintos, entonces me lleva indefectiblemente a incluirla en mi top five.

Javier Bardem fue el primer español nominado al Óscar como mejor actor por esta película. Y si a ti no te parece tan buen actor como a mí, entonces admira la actuación del gran Johnny Depp como un hermosísimo y sensual travestido.

Anótala.

BONUS: El lado oscuro del corazón

No podía terminar este post sin nombrar una de las películas que más me ha marcado a nivel poético y que, además fue dirigida por un argentino: Eliseo Subiela.

Sin proponérmelo, esta lista se fue armando de lo más reciente a lo más antiguo. El lado oscuro del corazón es una peli bastante vieja (1992) y por eso tal vez no la encuentres en buena calidad de imagen ni de sonido. Pero si no la has visto, te recomiendo que lo hagas apenas puedas.

La primera versión de esta película (porque luego tuvo una secuela, no tan buena) es un poema hecho película; tiene hermosa música, bellos paisajes montevideanos, mucho erotismo y la presencia en cuerpo, voz y obra de don Mario Benedetti. ¿Se puede pedir más de una película? Yo pienso que no.

El film cuenta la búsqueda del verdadero amor por parte de un poeta arruinado; busca una mujer “que lo haga volar”. Esta temática se repite en otra lindísima película de Subiela: No mires para abajo, siempre con su sello un tanto surrealista y sumamente erótico.

Si algún día sientes que te falta inspiración para escribir, dale play a esta peli. Te garantizo que luego no podrás parar de teclear.

Hasta aquí mis recomendaciones de películas que ensalzan a las palabras. ¿Has visto alguna? Cuéntame qué te ha parecido. ¿Tienes alguna para recomendarme? Por favor, coméntame más abajo.

2 comentarios en «5 + 1 películas que tienes que ver si amas las palabras»

  1. Querida Milena, te falto «The Word» o «Ladrón de palabras » Rory Jansen es un joven y exitoso escritor que descubre el precio que debe pagar por plagiar la obra de otro cuando un misterioso anciano se enfrenta a él afirmando ser el verdadero autor de su novela.

    Y una bastante nueva «Can you ever forgive me» (podras perdonarme) Una escritora, biógrafa de celebridades, empieza a falsificar cartas de famosos fallecidos porque tiene problemas económicos. A medida que su argucia se vuelve más elaborada y atrevida, el FBI empieza a investigarla. Esta es una historia real.

    Responder
    • ¡Uh! Sí, Eduardo. The Words es una película interesantísima. No la tenía en la memoria hasta que la nombraste. Pero me encantó cuando la vi. Desde entonces fantaseo con encontrar alguna «joya perdida» en algún objeto antiguo de San Telmo, ¡ja!
      La otra que mencionas no la había escuchado, pero ahora muero por verla. Más si es una historia real. ¡Gracias por el aporte! Te mando un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Dicen que la gente no lee… ¿Tú qué piensas? Es posible que si me lees, te lean.

Si quieres captar la atención de tus visitantes o seguidores y transformarlos en clientes, suscríbete a mi lista y recibe en tu bandeja de entrada información, consejos y tips para crear textos ÉPICOS.

Entérate antes que nadie de todas las novedades sobre redacción, copywriting y marketing de contenidos.

Además, te regalo mi ebook para descubrir los 5 errores más comunes al redactar y cómo solucionarlos + 5 herramientas gratuitas para optimizar tus textos.

QUIERO SUSCRIBIRME

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.